22 de octubre de 2010

Oasis.


Por fin...trás caminar largos años sin rumbo, encontré un lugar para quedarme.

16 de octubre de 2010

Te amo.


¡Nadie, ni nada, me lo podrá impedir!


10 de octubre de 2010

Como dos gotas de aire...


... existo, aunque nadie pueda verme.

9 de octubre de 2010

Él y su Cello.


Es grato disfrutar de la esperanza que un día depositamos en un sueño; la melodía de la vida en constante evolución.


5 de octubre de 2010

Autorretrato.



En breve, mi piel lucirá las huellas del paso del tiempo. Él es implacable y al mismo tiempo generoso conmigo; me ha permitido llegar hasta aquí. Yo, mientras pueda soñar, seguiré plasmando la belleza de lo que es; la belleza de lo que fue, algo que se suele olvidar en este mundo de prisas atrapado en el espejismo de las apariencias, carente de la capacidad tan necesaria de la emoción.