20 de diciembre de 2010

Peregrinos.


Ella, con sus enormes ojos negros mirando el vacío, se dejó caer sobre las piedras -¡Ya no puedo con mi alma!, suspiró. Él, sin dudarlo un momento, se acercó a su mejilla susurrando -¡Duerme, mi amor! Nadie supo jamás por qué extraña razón nunca más despertaron, ni cuanto tiempo llevaban allí.



6 comentarios:

VolVoreta dijo...

El final del camino, a veces, se hace largo y penoso. Sería fantástico poder acompañar al ser amado en el gran viaje, uno no se quedaría tan solo después de compartir una vida.

Bonita metáfora tu fotografía.

Te dejo un beso.

J.Carlos Ortega dijo...

También a mí me gusta tu forma de mirar, Vera. Usas la fotografía como expresión y ninguna de tus fotos pasa desapercibida, me ha gustado todo el blog y lo seguiré. Te deseo que pases unas felices fiestas, gracias, un abrazo

ñOCO Le bOLO dijo...

· Me asomo a tu ventana y miro, como voy mirando en todas… mientras el tiempo alcanza…
Seguro que cuando se lo dijo, ya estaban juntos en la eternidad.

· Deseo que estas fiestas, con el sentido que quieras darle, sean lugar de encuentro y de paz, de disfrute con los tuyos y para un recuerdo de los otros…
Y sumo también el deseo de que el 2011 sea otra oportunidad para mejorar lo mejorable, que hay mucho trabajo pendiente, y se convierta en un año de logros.

· Besos

CR & LMA
________________________________
·

alterdom dijo...

Hola vera

Me encanta esta imagen y las palabras que te pones, la poesía pura,
y un gran agradecimiento

Feliz Navidad!

. dijo...

Ohh, qué pasada de fotografía...
Estupenda imaginación, sensible y concreta en el detalle.
Breves saludos
d;D´

Vera E. dijo...

En su día, se me olvidó puntualizar que no añadí el palito para que pareciese una composición, todo estaba tal cual... y así se quedó.

BsoTT.