31 de agosto de 2011

Cupido es así.


Acabo de caer en la cuenta de que, en realidad, las flechas del amor las dirige el viento; uno puede no estar en su trayectoria, pero un cambio imprevisible de la dirección del viento y ya te ha tocado lo que no esperabas, o lo que es peor...te has quedado sin lo que soñabas.


12 de agosto de 2011

Surcando océanos...


...en una pecera de emociones.