18 de octubre de 2011

Dulce hogar.


Me siento a gusto en mi pequeño rincón. Cuatro paredes de robusta piedra protegen los trastos necesarios para no morir; una cafetera, un microondas, un cenicero negro; una cama doble partida por la mitad (media para mí, el resto para soñar), una manta maragata, un espejo  sin reflejo, una vela con llama regulable, un sombrero sabinero (recuerdo de una noche loca); un sofá picota (de color picota, donde me tumbo, a veces, cuando me entra frío), un televisor desenchufado, una mesa de cristal blindado, otro cenicero (éste amarillo); una ducha, dentífrico/gel/champú, crema hidratante, un excusado (sin excusas); un fax completamente inútil, un imac de museo, una impresora, un teléfono sin números, medio taco de post-it intacto  (ya no puedo dejarte notas de "Love...", ni encontrar las tuyas "Nena..."), ¡tres cámaras de fotos!, un ipod relleno de metáforas, trescientoscincuenta.mil libros pendientes de leer, otro cenicero (azul cielo, o malvarrosa, no sé);  el rincón de la calma  (con las especies que sobrevivieron al desastre: el Ficus benjamina, la Bougainvillea spectabilis, la Schefflera arboricola, la Saintpaulia ionantha, el Ficus elastica robusta, el Epipremmum aureum, y la bella  Phalaenopsis schilleriana (adoptada posteriormente). Una puerta abierta al mundo, y dos ventanas (una para contemplar amanatardeceres mientras escampa; la otra, fortificada, agrietada para dejar paso a las volutas que se cuelan de ti).

10 comentarios:

Sergio dijo...

Desde luego, para qué más. A mí sólo me sobra el cenicero.
p.d. la buganvilia es de mis plantas favoritas.

Anónimo dijo...

¡quién fuera voluta!

BO dijo...

¿se mucho para estar a gusto? NO pero es un lujo al alcance de pocos. El resto cargamos con tantas cosas inecesarias que se complica la existencia portándolas, transportándolas, arreglandolas, colocándolas´, ehibiéndolas... en fin. Un beso.

ñOCO Le bOLO dijo...


· Yo lo veo... como un inventario de la añoranza. Una perfecta descripción de sentimientos apoyados en objetos.

· TBS·BST

CR & LMA
________________________________
·

Fernando Santos (Chana) dijo...

Bela fotografia...Espectacular....
Cumprimentos

virgi dijo...

Espacio tienes, naturaleza también (me ha encantado la relación de nombres científicos) la casa es magnífica (me apenan esos abandonos), ceniceros abundan...pues a disfrutar, querida Vera.
Muchos besos entre esas volutas.

Karras dijo...

¿Y que más se necesita para despertar? Tus plantas que son las que escuchan Tus amanotardeceres que son los que te mantienen la mente sana y tus libros para soñar. Lo del cenicero ya va menos conmigo. En todo lo demás encontrarás felicidad porque la vas sembrando. Un beso.

noe dijo...

Como dijo Ñoco un inventario de recuerdos.
No son demasiados, lo digo por si tienes que hacer un viaje o una mudanza, la naturaleza quizás sería lo más delicado a la hora de transportar y los recuerdos adheridos a cada objeto sería, tal vez, lo más pesado.
Me gusta tu fotografía de la casa de piedras, todas están colocadas al milímetro y en el lugar exacto.

Vera E. dijo...

Anónimo, ya que no tiene valor (sólo se le supone), le ruego que por lo menos se busque un nombre para volver por aquí. ¡Hay millones!
Con las paredes se puede mantener una conversación, con nadie ...no.

Belén dijo...

Perfecta oda a lo de cada uno...

Besicos