1 de octubre de 2011

Fuera de lugar.


Guardar… almacenar siempre todo, ocupa demasiado espacio…

He comenzado por desmantelar el altar que tenía en el cuarto. Sobre la mesilla de la derecha, mirando la cama de frente, un marco con tu rostro  aún adolescente, y unas flores casi siempre secas, era lo que más dominaba la estancia, asaltando cada noche mi mirada, sometiendo mi corazón y mi cuerpo a una presión que superaba el vacío dificultando el camino hacia la salida (si es que la hay, y si la encuentro) de este desierto tan gris, demasiado hostil para la vida...Las piedras no saben de amores.



El tiempo lo cura todo y lo quema todo (Ana Mª Matute).

9 comentarios:

flower dijo...

Es una lástima la cantidad de apegos que tenemos. A mí me cuesta hasta deshacerme de la ropa, pero me da un no sé qué tirarla... Ni te cuento si hablamos de fotos. Eso es casi imposible.
Rompes una foto y es como si rompieses un trozo de vida, es cortar una cuerda que sangra, que tiene latido y duele.

Y jamás, jamás, se me ocurriría guardar una mariposa.

Un beso,

PD: es cierto que el tiempo lo cura todo y lo quema todo, pero yo he tenido relaciones con las que he cortado definitivamente, unas más dolorosamente que otras, pero todas tienes el factor común de que las fotos todavía continúan conmigo.

Debería haber una clase en el cole, ya de niños, que se llamase: "Cómo desprenderte de tus apegos".
Aunque en cursos inferiores debería haber habido otra que dijese: "Cömo no apegarse a los apegos".
Mua,

BO dijo...

Intensa entrada...

De la foto: que no puede ser más bonita y ni más perfecta para el texto: siempre hay entre tanto gris que nos rodea un color que nos rescata, pero... hay que estar atentos y ser rápido para poder robarle un segundo -una imagen, una sensación, un recuerdo- a la vida. Un click, y nuestro para siempre.

Sobre almacenar: que sean imágenes sensaciones, aprendizajez que no cogen polvo, se llevas siempre encima, son fáciles de transportar aunque pesen y no pasan por aduana.
Sobre altares: el único que reconozco como tal es el de la mesa donde se comparte el pan y el vino cada día en cada casa o en cada corazón.
¿Y del desierto? ni es tan gris, ni tan hostil y sí tiene al menos cuatro salidas que yo sepa ( o al menos el mío)
De Ana María Matute, nada que decir.
Besos, Vera E.
BO

Alberto Tallón dijo...

Un guiño al pasado, es difícil librarse de él...

noe dijo...

A veces hacemos las maletas para emprender un nuevo viaje y si no estamos atentos puede que la nostalgia nos haga cargarlas con determinados bártulos que nos pesarán y dificultarán el avance.
Los viajes hay que hacerlos con las alas livianas para poder llegar a los campos de color y dejar las piedras a un lado, de no ser así, nos seguirán pesando por muy lejos que vayamos y seguiremos sintiéndonos fuera de lugar.

Belén dijo...

Según el feng shui eso es altamente recomendable...

Besicos

ñOCO Le bOLO dijo...


· Una mariposa nunca está fuera de lugar, menos aún si fueres de esas que se escriben con be y con uve.
Me gusta esa expresión... desmantelar altares. eso debiera hacer yo, desmantelar el pasado y armar el futuro... pero es que el futuro se hace con el pasado. en fin...

· T·beso

CR & LMA
________________________________
·

Ignacio Santana dijo...

Hola Vera!!!...muchas gracias por visitar mi blog, lo considero todo un honor, y también por permitirme conocer tu trabajo...aunque tengo la sensación de haber visto alguna foto tuya antes...no sé...soy un poco desastre, ja,jajaaaa!!!

He visto muy buenas fotos, sin ir más lejos esta en la que te comento...muy buen procesado...me gusta!!!

Un abrazo!!! ;)

NOTA.- Cómo puedo seguirte ???

Fernando Santos (Chana) dijo...

Bela fotografia...Espectacular....
Cumprimentos

Sergio dijo...

Cualquier cosa es irresistible al paso del tiempo.
Bonito toque de color, apacigua.