31 de octubre de 2011

Pócimas y misterios.


...Ya después de la comida, haciendo la digestión, noté que algo no iba bien. Un aturdimiento extraño luchaba por hacerse hueco en mi cabeza, al tiempo que me producía alucinaciones inverosímiles; mi cuerpo estaba sufriendo unos cambios tan rápidos y extravagantes que los ojos no daban crédito; en un santiamén pasé a medir trece centímetros y medio. Barajé las posibles causas, a saber: la queimada…, me pasé con el agua de rocío…, una súbita (e inevitable) implosión… Cualquiera de ellas encajaba a la perfección dentro de las probabilidades concurrentes.

Durante un par de horas estuve dando saltitos para volver en mí, pero el cambio no parecía ser reversible... Yo cada vez me sentía más cómoda más volátil más ligera. Pensé en las posibilidades que me ofrecía semejante mutación, y se me ocurrieron unas cuantas. Me puse manos a la obra... 

Aún no he decidido lo que haré. Practicaré sin descanso hasta el crepúsculo.


8 comentarios:

noe dijo...

Me gusta la brujita.
Hay que tener cuidado con lo que se come que igual un día nos levantamos como el Gregor Samsa de Kafka. :-)

Karras dijo...

Pues muy fácil Vera, si la vida te dá limones procura hacer la mejor limonada. Te adaptas y vives de nuevo.

Sergio dijo...

Está claro... haberlas, haylas.

Paco dijo...

Realmente bueno.

saludos

Fernando Santos (Chana) dijo...

Bela imagem...Espectacular....
Cumprimentos

virgi dijo...

Me parece que tú eres más guapa que esa brujita...Feliz vuelo.
Y besos

BO dijo...

ay¡ esa queimada...

ñOCO Le bOLO dijo...


· Indudablemente... la queimada.
Eso se quita tomando licor café, hecho con aguardiente de Ourense, mejor todavía.
Vaya, yo lo estoy haciendo ahora mismo. En nueve meses estará terminado.

· BsOs

CR & LMA
________________________________
·