2 de diciembre de 2011

En ocasiones...veo fantasmas.


Me empeño en pensar que sólo son ilusiones mías, un subproducto de mis pensamientos: las indecisiones, la inseguridad, los deseos mal enfocados, las divagaciones, la ansiedad, ... 
Acuden espontáneamente, sin llamarlos, y desaparecen un buen día, sin previo aviso, como si no hubieran existido jamás.
En el fondo, aunque no crea en ellos, sé que existen, y su trabajo consiste en hacerme dudar, continuamente.

12 comentarios:

virgi dijo...

¡Por favor, Vera, tienes unas fotos geniales! Esta me ha gustado pero que mucho mucho...la miro y la miro...intento desentrañarla...
Y sonrío al leerte.
Montón de besos, montón.

Anónimo dijo...

yo dudo de que haya mejor manera de contarlo y enseñarlo. Miles de saludos, VERAE-
BO

Ave Fenix dijo...

Veo una instantanea muy curiosa, en ella se aprecia la silueta de una mujer de avanzada edad, la curvatura de su espalda me hace pensar que es así. Se aprecia un deterioro importante en la estructura del edificio, con el consecuente peligro para los viandantes, percibo un pasar del tiempo viendo sus fachadas (persona y edificio), como si esa figura reflejada y el hormigón en un primer plano, llevaran en comunión varias decadas (suposición infundada). Unas pinzas de colores dan la nota de modernidad, lo suyo por coherencia del cuadro sería que fueran de madera, motivo que me da que la señora acepta el paso del tiempo con resignación y aceptándolo como tal (mi madre no las quiere, seguramente manias de "vieja"). Además, vemos la ropa tirada en el suelo, tanto si está seca como húmeda, me sorprende que no esté dentro del barreño verde fluorescente seguramente del bazar chino del barrio, las pensiones y la atemporalidad de la señora con los tiempos que vive, me hacen pensar que no se a comprado via online. Los colores rojizos del fondo dan ese punto de color ante el gris predominante, tanto en estructura, como en el del fantasma traslucido de sabana blanca...

Besos miles Vera.

Sergio dijo...

Ahí estarán siempre, acechando, persiguiéndonos día y más aún de noche, en nuestra cabeza. Son incansables.

Vera E. dijo...

Me desplazo unos días y no tendré conexión; mi pequeña contribución a hundir las grandes empresas: dar de baja internet en el portátil (pagaba un pastón por una conexión de mierda que ni me permitía cargar los espacios amigos).

BsoTT miles para todos vosotros.



PD: Ave Fenix...para mi sorpresa, la sombra resultó ser un hombre :)

noe dijo...

A mí me ha recordado a la bruja de Blancanieves, imaginación la mía. :-)
Y si luego resultó ser un hombre pues ya ni te digo.

Que disfrutes, a veces es bueno desconectarse de todo.

Bss

Belén dijo...

jeje, no te apures, que seguro que ellos también duran...

;)

besicos

karroza- dijo...

Jejeje…
Un hombre…jejeje
De los de antes, pero reciclado.
Acepta el paso del tiempo, pero con resignación.
Compra en los chinos, naturalmente, por obligación.
Lo de la ropa en el suelo da una pista de su masculinidad.
En fin no es ningún fantasma, es un superviviente.
Saludos…..
P.D. Feliz “Acueducto”

Karras dijo...

Pero la duda querida amiga es la base de la inteligencia. Pásalo bien estos días. te espero como siempre. Un beso

flower dijo...

Me chiflan las azoteas, y las sábanas secadas al aire y al sol, recogen una energía difew
rente para extenderlas después en la cama.

Un beso grande,

Alberto Tallón dijo...

no se puede huir de ellos... saludos!

Ave Fenix dijo...

¿UN HOMBRE? Pues por que me lo dices tu, por que por la silueta juraría que era el doble de Candida...

Por cierto a ver si la encuentro online y la pongo en mi blog como peli de la semana jeje

Kisses