16 de diciembre de 2011

Por ejemplo...los calcetines.


Contemplo a mi interlocutor: mirada lejana, labios vencidos, atuendo oscuro ... Caigo en la trampa del espejo; me pongo a la defensiva. Antes de decidir que se trata de una persona gris, pienso: puede que hoy su ropaje sea pesado, un día de esos apagados, de palabras anudadas... Observo pues las posibles señales: ¿alguna nota de color disimulada?, ¿Sí? Entonces es que no he sabido arrancarle una sonrisa.  No me conformo con las apariencias, y me gustan los retos... Vuelvo a intentarlo.


10 comentarios:

ñOCO Le bOLO dijo...


· Deberé cuidar el detalle. Escogeré mis calcetines a rayas azules.. o los de rayas marrones, ambos en plan lasaña, y trataré de dirigir su mirada en esa dirección. Tal vez tenga éxito.

· tBsO

CR & LMA
________________________________
·

Ana Manotas Cascos dijo...

Me ha gustado mucho tanto la foto como el texto, le veo muy adecuado.
Un saludo

noe dijo...

Ten cuidado, a veces se pierde tiempo en dar oportunidades y oportunidades. Si alguien es "gris" y así lo has notado en varias ocasiones, dudo mucho que después aparezca el arco iris en él.
Me quedo con los de cuadritos y los de puntitos.

virgi dijo...

Me encantan los calcetines, por mí me los compraría todos.
Besitos, Vera.

Fernando Santos (Chana) dijo...

Bela fotografia e texto...Espectacular....
Cumprimentos

Alberto Tallón dijo...

Qué grande el texto Vera, en serio, mini relato muy currado.

saludos!!!

karroza- dijo...

¡¡Oñooooo!!...
Estas dos entradas, como persona masculina me deja “cabizbundo” y “meditabajo”.
Y llego a esta conclusión, absolutamente nadie tiene la culpa de que me guste llevar los calcetines “negros”, eso si, alguna vez llevo pañuelo al cuello y me gustan de colores, pero de eso tampoco tiene nadie la culpa, es cosa mía.
Jejejeje… como siempre es un placer visitarte, ver tus fotos, y leerte.
Saludos……

Ave Fenix dijo...

Hoy precisamente le enseñaba unos calcetines con tomate negros de hilo escocés mega cómodos y confortables a la parienta, creyendo iluso que tal vez le alargaría un poco la vida con dos pespuntes y unas manos artesanas, pero en su lugar, me he encontrado un !tíralos a la basura! He abierto el armarito de la cocina, bajo el fregadero (donde se encuentra el cubo de los desperdicios), y les he dado una "sepultura" muy poco digna a tanto meses de servicio. Descansen en paz. :D

Sergio dijo...

La risa puede con todo, lo sobrepasa, hace que te olvides los gris de ciertas circunstancias o lo apretado del elástico del calcetín.

Muy buen texto.

Karras dijo...

Es que los hay que no les sacas de su monocromática vida porque encima se sienten felices y creen estar en el camino correcto. No insistas de verdad anda y que l@ den. Un beso