7 de enero de 2012

Buceando en las nubes.


Visto desde el tren, parecía el lugar ideal para quedarse una jubilación. Lo vi de casualidad,   descorriéndose verdoso a un palmo de mi nariz cuando un bache, situado en el rail derecho de la vía, consiguió hacerme levantar la vista del libro que me encontraba devorando. Tengo que volver -decidí, parece un Edén, el Paraíso que buscaba, metafóricamente hablando ... No es la Toscana pero, al fin y al cabo, yo tampoco soy italiana aunque me encante la mortadela.

Lo busqué al cabo de los años pero, cuando llegué al valle, un eco reverberando en las montañas repetía con acento francés... Señoga-ga-ga-ga, BlueWhite-Lago-go-go hase tiempo-po-po-po que desapaguesió-o-o-o. Es más-más-más... yo diguía-a-a-a que nunca existió-o-o-o-o-o-o-o-o.


14 comentarios:

Dean dijo...

Los paraisos suelen desaparecer rápidamente, como si prefiriéramos los sitios opuestos.
Un saludo.

Ave Fenix dijo...

Bella estampa Vera, afortunados los foraneos del lugar que pueden deleitarse a diario da tan tremendo y bucólico paraje y paisaje. Yo también me iría unos días a recargar pilas, mezclarme con sus gentes, alimentarme de su gastronimia, aprender de sus tradiciones y sobre todo para dejar descansar durante un tiempo cuerpo y mente.

fran

virgi dijo...

Precioso sitio, seguro que es virtual, je je.
Más besos, Vera

Belén dijo...

Si llega el tren, merece la pena ;)

Besicos

Karras dijo...

Pero tu no te canses de buscarlo. No creo que desapareciera, seguro que solamente se mudó. Una foto como la que nos tienes acostumbrados. Preciosa. Un beso

karroza- dijo...

Jejejeje…
Los “Paraísos Idílicos” no existen en la realidad, los creamos en nuestra mente.
El “coleccionar años” me ha demostrado que en cualquier sitio y momento puedo disfrutar de uno si me lo propongo, claro que tampoco tiene que aparecer nadie que se empeñe en “jodermelo”.
Saludos…..

flower dijo...

Siempre me ha dado vértigo ver reflejado el cielo en un charco... De niña creía caer dentro del cielo cuando pasábamos con katiuskas..

Besicos,

. dijo...

...dime donde es y lo buscaré aunque para ello tenga que salir del Universo...
Deica
d;D´

Anónimo dijo...

Dime dónde fue el lugar y lo buscaré aunque para ello tenga que salir de este universo...
Cuéntamelo como un reflejo, de soslayo, prudentemente, fugaz y volaré a ese ángulo...
Hace tiempo dde esto, ahora revuelvo preguntándolo nuevamente...:
Aunque sea interno, pues no se hace necesario pasar pro este infierno de espera...
Conocerlo es buscando y cuando lo encuentre me vendré andando...
Su noticia espero.
D´Dímelo...
dl.V

d:D´ dijo...

Sosegada la inquietud torno tranquilo
vagando prado abajo, ya campo arriba.
Con las manos en los bolsillos
voy entonando con frugal silbido
el placer que me engatusa y olvido
la distancia de ese paraíso...
Pues ahora sin premura regreso
si puedo y cien kilómetros necesito
veré que me depara este camino.
dl*V
Asosegada a inquietude volto tranquilo
vagando lameiro abaixo, xa eido acima.
Coas mans nos petos
vou entoando con amoderado asubío
o pracer que me engatusa e esquecemento
a distancia dese paraíso...
Pois agora sen prema regreso
se podo e cen quilómetros necesito
verei que depárame iste camiño.
dl*V

Verae dijo...

Si es que... no hay nada que alivie tanto la inquietud, la tensión interior, como es el hecho de materializar nuestros deseos, la satisfacción de conseguir realizar nuestros sueños.
No lograrlo, es algo así como escalar una montaña y que te parta un rayo a cincuenta metros de la cima donde, supuestamente, estaba la meta de la felicidad; aún puedes verla unos segundos mientras tienes la certeza de que nunca llegarás.



Anónimo dijo...

La curiosidad sigue intacta aunque venga un rayo y me parta pues si alcanzas una cumbre bien alto seguramente estén las nubes por encima de la mayor cota donde aun está por llegar la cumbre.
Hay ángulos tan atípicos, tan buenos, que en origen son distintos como los buenos vinos...
[La foto, aunque la reconozco, es una gozada]
dL*V

Verae dijo...

La curiosidad nos mantiene despiertos, sólo debería morir con nosotros, si lo hiciera antes seríamos zombis. Es de lo poco que me queda, y desearía que ella se marchara después de mí.
Coincido en tu apreciación sobre los ángulos.

Anónimo dijo...

Y la curiosidad me precede y se me antoja impulsiva y pueril que su fuera petulante ya la hubiera dejado detrás, atrasada y no delante.
Huala...¿Para cuando esto sigue?
dl*V