18 de mayo de 2012

Paridad.

Auditorio de Teulada (Alicante) Arquitecto: F. Mangado

¡Que lugar tan extraño! Me encanta la decoración minimalista pero en esta sala se han pasado; todo blanco. ¿Por dónde entró Ella? Ese rostro me suena un montón, y su voz dulce suena a melodía directa a la conciencia. Todos, atentos a sus palabras, son hombres de mediana edad, como yo, no demasiado altos pero sí agraciados. ¿Para que querrá que contemos el momento más traumático de nuestra intensa y breve existencia?. Ha dicho breve. ¿Por qué breve?. Llevo aquí más de cinco minutos. ¿Cuando acabará esta extraña reunión?. Estoy acostumbrado a las conferencias interminables, ruegos y preguntas, y hasta aguanto con indolencia las estadísticas en PPS curradas, hasta el aburrimiento, por algún becario en prácticas. Pero esto... Hablar de la vida no se me da bien. Todos han contado la misma historia: prisas, velocidad, curva peligrosa, chica atractiva en el arcén... En una ocasión, yo también recogí a una preciosidad que filosofaba sobre lo mismo: "Levante el pié del acelerador -repetía temerosa, en la próxima curva morí yo". No recuerdo bien aquella aventura, sólo que aceleré para impresionarla.

-Sr. Gonsáles -se dirige a mí,  díganos su nombre, por favor. Me dibujo una sonrisa rápida y respondo seguro de mí mismo, -Cristóbal, Speddy para los amigos, Señorita, ¿podría ser breve?, tengo una reunión importantísima a media hora de camino. Me observa con lástima, o me lo parece a mí.

- Está bien, voy al grano. Señores... la mayoría de las conductoras se han quejado por lo que consideran una discriminación, y no les falta razón. En nuestra red de carreteras, siempre es una mujer la que aparece advirtiendo de las curvas peligrosas. Uds. han sido seleccionados para un proyecto pionero denominado "Chico de la curva". Harán un curso intensivo sobre el mismo y estarán listos para actuar a partir del próximo puente.
En cuanto a Ud. -me apunta con su mirada, Sr. Speddy Gonsáles no se preocupe por el tiempo, ahora tendrá más que de sobra.





5 comentarios:

Karras dijo...

Bueno no está mal teniendo en cuenta que lo que sobra es tiempo habrá que invertirlo en algo. Por cierto ¿Tu crees que se podría elegir cliente o ya te viene estipulado?. Un besote jajaj

. dijo...

Cómo mola. Invirtiendo la leyenda y poniendo el punto de vista realista se solventan todas las supersticiones. Está claro que, con ésta, se demuestra un poco más cuán descabellada es la imaginación; incluso las viejas imaginaciones han sido algo o muy misóginas. Ahora has dado en el clavo. Otra vuelta de tortilla, no, de la junta de la “trócola”.
"Breves, no doncuzcas" d;D´
Salud y Libertad.

virgi dijo...

ja ja ja...estaría bien lo del chico, lo que no sé es donde te metes para sacar esas fotos con que nos deleitas.
Besos, Vera, besos

flower dijo...

Joooo, a mí me ha impresionado este texto de ultratumba, esa foto tan... diáfana. ¿No será una de esas obras inconclusas de la era burbujón inmobiliario? Aysssss...

Besicos,

Vera E. dijo...

Supongo que las alturas será quien decida, Karrás jajaja. BsoT.

., ojalá fuese así de fácil acabar con ellas, y con la misoginia (es más urgente). BsoT, y salud y libertad siempre.

Tienes razón, Virgi, estoy perdiendo la buena costumbre de situar los (pocos) lugares que visito. Procedo a poner el pie de foto. Gracias, y BsoT.

flower, si no he conseguido arrancarte una sonrisa tendré que dejar el humor, tan esporádico por estos lares, aunque entiendo que el humor gallego, tan de brumas y fantasía, no es fácil de coger. En cuanto a la burbuja, no vas muy desencaminada, la obra está terminada pero opino que es demasiado edificio para la población donde está ubicado, teniendo en cuenta la crisis, que no es de ayer. Besicos.