17 de julio de 2012

A personal craisis.



Encontré a Sofía barajando facturas y extractos bancarios. Siéntate -dijo, enseguida preparo un café. Si no surgen demasiadas zancadillas, prosiguió, sobreviviré un par de años más estirando el chicle. Ya no sé muy bien de dónde recortar. Desde que empezó la crisis, he descubierto el apurado de las maquinillas con cinco cuchillas que serían la envidia de muchos corta-césped. En los últimos cuarenta y ocho meses, he ido dos veces al cine. Hace dos años anulé un seguro médico; negocié con la aseguradora una nueva tarifa, teniendo en cuenta que apenas lo utilizaba, sugerí que deberían crear un bonus para quienes llevan con discreción su dolor, pero contestaron que no contemplaban esa posibilidad. He suprimido de mi vocabulario la palabra vacaciones y ahora sólo realizo algún desplazamiento. Incluso he restringido el cortadito con prensa que tomo alguna tarde, en un momento kit-kat. También me pasé al bando de las marcas blancas; en este paso decisivo, tuve un poco de ayuda pues me encontré con un estudio realizado a la calidad de la leche en el que constaba que, la de dos cadenas de supermercados, figuraban en segundo y tercer puesto, antes de otras con supuesto renombre. Desde el curso pasado no voy a clases de yoga; subo/bajo/subo escaleras, y respiro profuuuundamente para aprovechar al máximo el oxígeno. Y estoy pensando en dejarme el pelo como la señora que se ha hecho millonaria vendiendo horribles ositos, y fardar de que me lo he teñido de natural. Cuando enciendo la luz, me obsesiono con  los vatios que consumiran los halógenos mientras corro hacia el interruptor de la lámpara con bombilla de bajo consumo. Más pronto que tarde, me plantearé prescindir de internet y pasarme al papel de piedra, aunque no sé yo qué resultará más económico...
No debo deprimirme -encendió un cigarrillo convenciéndose a sí misma, sería un lujo y no puedo despilfarrar. Dos años es mucho tiempo... ¡Hasta me puede tocar el gordo de la lotería!... Otros, demasiados, no saben ni cómo podrán llegar hasta mañana.


9 comentarios:

Sergio DS dijo...

...Y a Iñaki Undargarin renovándole el contrato por 1,5 millones.

Me centraré en comentar que me encanta la fotografía con motivos geométricos.

karroza- dijo...

No están mal las “elucubraciones” de Sofía.
Y como dice al final, no hay que deprimirse, estas situaciones, enseñan, si no, nos han comido la moral y nos tienen en sus manos del todo.
Hay que aprender a sobrevivir y castigar al culpable de nuestra situación, pero no esperando cuatro años (como ellos creen). Pongamos en marcha la materia gris que nos queda “bajopelo” o “bajocalva”, según sea, y pongamos en marcha todo lo que se sabe les molesta y nos piden que no hagamos por “patriotismo” (palabreja muy manipulada).
En resumen, se impone la desobediencia civil, pacifica y machacona, de algo nos tienen que servir ser ciudadanos de este país que es la patria de los “pillos, “de perdidos al río”, “o jugamos todos o rompemos la baraja” si vienen “los de negro” ya somos muchos los que tenemos poco que perder, ya casi no nos queda nada.
Saludos………

virgi dijo...

Un ejemplo cotidiano, así vamos, haciendo equilibrios de una y otra clase. A mí antes no me importaba recorrer 100 kms para darme un baño. Ahora no lo hago ni loca.
Besitos, querida Vera.

Karras dijo...

En eso piensan muchos querida Vera Por lo menos que me quede como estoy. Pero es que al final nos toca a todos. En casa ya no sabemos donde recortar pues hasta en lo básico hemos hecho cabalas y mientras tanto los de siempre a lo suyo, a construirse estatuas, cuadros o a cobrar millonarias jubilaciones que tendremos que pagar entre todos. Un besote.

BD... dijo...

...Podrá recortar o pensar en ello...pero el cigarrito o pitillo no lo suelta. Por ahí tendría que empezar...jeje
Breves
Deica d:D´

La sonrisa de Hiperión dijo...

LLevo tiempo sin poder pasarme a saludar a los amigo, pero ya estoy por aquí de nuevo disfrutando de tus cosillas. Siempre un placer.

Saludos y un abrazo.

luzbelguerrero dijo...

Pregúntele por favor dónde tira las colillas, y si no es mucha molestia, más o menos a qué hora..., es que no querría que se me adelanten

Bernardo L. de la Cruz dijo...

Una foto estupenda Vera, lo que deja claro que una realidad oscura, puede convivir con otra, estéticamente más edificante. Creo que es la sensibilidad, la única posibilidad de refugio ante tanto mamoneo.

VeraE dijo...

Yo tampoco diré nada, Sergio, sólo que, como soy muy mía, cuando llegue septiembre me daré de baja en Movi(no)estar haciéndoles saber primero que no estoy dispuesta a mantener supuestos. BsoT.

La desobediencia es mi lema, Karroza, estas situaciones son las que forjan a los rebeldes, y yo ya llevo unas cuantas. BsoT.

Hemos perdido todo lo conquistado, Virgi, ¡con lo que costó!, y no estoy hablando de dinero. Me entran ganas de llorar. BsoT.

Hay que encontrar la forma de derribar esas estatuas, Karras, no se puede consentir tanta jeta, tanto insulto. BsoT.

He intentado convencerla, BD, pero no hay forma, dice que la melancolía es mil veces más insana, y que, sobre todo, le saben a beso y no está dispuesta a renunciar. BsoT.

Gracias por pasarte, La sonrisa de Hiperión, espero que tu ausencia fuese por motivos vacacionales. Siempre bienvenido. BsoT.

Cuánto lo siento, lizbelguerrero, no deja ni las colillas. No obstante, le diré que piense un poquito en los demás, dadas las circunstancias.
Por cierto...mucho tiempo sin verle; un placer BsoT.

Bernardo, lo que apunta es altamente poético y necesario, por aquello de intentar mantener en equilibrio la balanza cotidiana. Sí, que no nos falte el refugio, a flor de piel. BsoT.