27 de septiembre de 2012

Otoños.



Del viento en la orilla mueven
sus cuerpos muertos las hojas.
Ya de los árboles llueven,
ya, si inertes no se mueven,
tú, lluvia otoñal, las mojas.

Y no hay en mi pensamiento
deseo de irlas pensando.
No tengo en este momento
ya nada en mi pensamiento:
soy igual que hojas volando.

Pero las hojas no sienten
esta pena honda y rotunda
que mis sentidos consienten.
Nada son y nada sienten
de mi pena más profunda.

Fernando Pessoa


10 comentarios:

adam tate dijo...

Las penas se suelen pasar en soledad.

¿Puede sufrir alguien por mi?

Humberto Dib dijo...

Hermoso poema, lo leí en portugués, así que esta versión me resultó novedosa.
Un abrazo.
HD

Sergio DS dijo...

Preciosa imagen para un precioso poema, ambos llenos de matices.

virgi dijo...

¡Muchacha, preciosa foto! Triste el poema, así se compensan.
Besos, Verae

Karras dijo...

Fíjate querida Vera, que con la poesía que nos ofreces me has recordado un librito que tenía guardado de Pessoa en una edición antigua que me costó 125 pesetas y ahora estoy repasando estos poemas tan bellos como el que aquí nos reglas. Gracias. Ah y la foto.... ¡que pasada amiga!. Un besazo.

d:D´ dijo...

El poema es alucinante, pero explica claramente un impulso de quien lo publica.
Atemporal, universal; romanticismo puro que roza la mística mayor aun sin necesidad de ser dirigida a donde siempre se cree. Es mística pura, pagana; como debe serla, envuelta en sábana blanca para que la mente racional y trastornada de los inquisidores no caigan en la cuenta de qué dirección lleva.
La buena foto lo expresa bien claro, incluso tanto que se hace transparente. Sólo la mente debe ser fría para no caer dejarse llevar.
Todo, texto e imagen hablan del tormento que empieza, del que continúa, del inicio...Vendrá la calma. Vendrá.
Deica

Verae dijo...

Adam, el sufrimiento es personal e intransferible, nadie puede hacerlo por nadie, sin embargo, si se puede compartir con verdaderos amigos... el dolor es menos. Un abrazo.

Bienvenido, Humberto Dib, que duda cabe que leer un poema en la lengua que fue escrito suena muy diferente. Un beso.

Tantos matices como lectores y miradas tenga, Sergio. Gracias. Un beso.

Me alegra que te guste, Virgi, a mí me parece melancólico y bello como los otoños por venir. Un beso.

Pues sácalo a orear, Karrras, a Pessoa vale la pena tenerlo cerquita. ¿125 pesetas, dices? ¿eso que es? ¿la edición? ;) Seguro que ya tiene ese olor que me gusta. Un beso.

d:D´, ya me gustaría a mí tener una gran respuesta para tu comentario. Me quedo (y tendrás que conformarte) con eso de pagana...que no se sabe qué dirección lleva, tan habitual en mí, que no sé muy bien si subo o si bajo.Un beso.



Gracias a todos por comentar.


ñOCO Le bOLO dijo...


· Para un gran poema, una gran foto.
¿No las firmas?

· TbsO

CR· & ·LMA
________________________________
·

elplanetainvisible dijo...

uy ya queda poco para contemplar de nuevo, estas heladas.
saludos

Verae dijo...

Gracias por la parte que me toca, Ñoco, porque de Pessoa ¡¿qué te voy a decir?!. En cuanto a la firma, es que no sé dónde he metido lápiz. TbsO.

elplanetainvisible, creo que a partir de mañana bajan considerablemente las temperaturas, así que si eres de esos afortunados que puede contemplar nevadas y heladas, "regálanos" alguna cuando lleguen. Un beso.