18 de noviembre de 2012

Agua de borrajas.



Unas veces me siento
como pobre colina,
y otras como montaña
de cumbres repetidas,
unas veces me siento
como un acantilado,
y en otras como un cielo
azul pero lejano,
a veces uno es
manantial entre rocas,
y otras veces un árbol
con las últimas hojas,
pero hoy me siento apenas
como laguna insomne,
con un embarcadero
ya sin embarcaciones,
una laguna verde
inmóvil y paciente
(dis)conforme con sus algas
sus musgos y sus peces,
sereno en mi confianza
confiando en que una tarde,
te acerques y te mires...
te mires al mirarme.


Mario Benedetti



6 comentarios:

ñOCO Le bOLO dijo...


· Pues veo que la foto es estupenda, tal vez dominando el verde en esas aguas.
Todos, algunas veces, hemos de sentirnos disconformes con 'nuestras algas' Es natural. Pero es la disconformidad permanente, inducida por otros, la que nos produce un desasosiego difícil de aguantar.

· 2Td

CR· & ·LMA
________________________________
·

d:D´ dijo...

Entre la barca verde y las aguas parece una albufera de las tantas o pocas que haya.
Las tardes así llegan al atardecer de un día cualquiera.
Todos somos a lo largo de los días accidentes geográficos o "fenómenos" meteorológicos de la naturaleza.
¿Qué lana, qué tú, qué raleza, qué turaleza?
dl*V

Karras dijo...

Aún no he encontrado nada de este hombre que no tenga algún significado para mi. Todo me parece bonito y el poema elegido hoy lo has clavado en acorde con la preciosa foto. ¿Oye tu ya tienes algo así en mente cuando fotografías o lo improvisas?. Bueno no me cuentes tu secreto, pero si me vendrían bien algunos consejillos jajaj. Un besote.

virgi dijo...

Benedetti, tan humano.
Y tú, navegando con tu mirada serena y el corazón abierto al cielo.
Besitos

Verae dijo...

Lo has bordado, Ñoco, en el centro de la diana. Un beso.

De esas tantas, esta es la de Valencia, d:D', con sus algas, sus patos y sus mosquitos, sus barcas, y tan descuidada que la Natura-leza sobrevive como puede. Un beso.

No hay ningún secreto, Karras, yo, como tú, como otros, miro lo que siento e intento atraparlo, y cuando encuentro palabras se las pongo. Un besote para ti también.

virgi, Benedetti...tan terrenal, tan "semejante"... a pesar de su legado tan rico en esa humanidad cercana, que nunca acabaremos de leer, se le añora un montón.
Qué bonito miras, querida. Besos para ti.



Gracias a todos por la compañía.

Lúzbel Guerrero dijo...

Siguiendo ese rumbo, no tardará en encontrarse con Venecia
Puedo cantarle : ¡Ooooh sole mío...! por un módico precio

Me gusta ver que Benedetti sigue entre nosotros; siento simpatía por todos aquellos que recuerdan a este uruguayo universal