31 de diciembre de 2012

Todo listo...


...para terminar, y para volver a empezar... así es sucesivamente.
Ya sabes; La fiesta se esconde en las burbujas, en los desafíos,
en los pliegues  formados por cada latido del corazón.
¡Brindemos!


28 de diciembre de 2012

Carta a un dios desconocido.


     Estimado Dios:

    Tú no me conoces porque es la primera vez que contacto contigo. Verás... yo no creo en ti, pero el hecho de que mucha gente lo haga me anima a probar suerte. En realidad no quiero pedirte algo sólo para mi pues la vida ha sido generosa conmigo; por arte de birlibirloque, en cualquier momento suele aparecer a mis pies algo útil o algo secretamente deseado. No voy a ser tan necia de pedir la paz en el mundo, ni pan para todos, ni cualquier otra cosa que me haría quedar muy bien, pues considero que eso sería tan fácil para ti que la petición sería una ofensa. No. Es más sencillo. Me gustaría que hicieras un poco el trabajo que le correspondería a la Justicia que debido a su parsimonia habitual, y sobre todo a su ceguera, si le sumamos los recortes en personal y las justificadas huelgas ocasionadas por culpa de los mismos, los expedientes se están amontonando como torres de babel. Esto conlleva  retraso en los fallos de sus señorías en denegar prolijas apelaciones a tanto bellaco; que condenen, y hagan cumplir íntegra la condena impuesta por sus felonías. Porque ¿sabes?, se puede vivir con menos bienestar: sin pantalla plana, sin aifon; sin ocio de calidad; sin nómina, sin tranquilidad; sin luz, sin caricias, sin besos,... incluso me atrevo a decir que sin sueños. Pero no se puede, ni se debe, vivir sin dignidad. Es así como me siento, indignada por tanta injusticia; sin Justicia desaparece la posibilidad de conseguir todo lo demás.

   Si lo que quieres saber es si me porto bien, aunque no entiendo en absoluto este requisito pues es sabido que cuanto peor es uno más éxito tiene, te diré que sí: no soy humilde pero  soy leal y solidaria,  además hago verdaderos esfuerzos por mantener a raya la espiritrompa.

     Espero que comprendas mis intenciones, y que con tu varita mágica puedas llevar a cabo mi petición de darle la vuelta a la tortilla.

     Atentamente.
     Esperanza Expósito, Ciudadana de un planeta llamado Mundo.


25 de diciembre de 2012

Mesías real.



Me pregunto si las estrellas se iluminan con el fin de que, algún día, cada uno pueda encontrar la suya. (El Principito, de A. de Saint- Exupéry)


23 de diciembre de 2012

De A. Alemany a A. Warhol.

Liza Minnelli by A. Warhol

Un año más que lo intento y ni siquiera recupero lo jugado.

Cabreada con el azar,  pensando que este fin de semana no tengo finde como tal me pongo las botas de caminar, y subida al bus de las seis, me dejo arrastrar por la marea de jubilados hambrientos de buñuelos y ajetreo mercantil. Sólo que yo sé hacia dónde me dirijo, nada que ver con costumbres ni rutinas; yo voy a una galería, a atiborrarme de Arte que es el único alimento que de verdad me nutre. Alex expone más o menos cada dos años y no es cuestión de perdérselo por nada del mundo: me gusta perderme por su realismo mágico, y navegar por sus metáforas de sueños y agua... Todas las telas me llaman la atención y las saboreo intentando adentrarme en su cabeza con esa curiosidad que me caracteriza de querer saberlo todo. He debido de preocupar a la galerista porque se me ha acercado ofreciéndome un catálogo de la exposición, y señalando al artista con la mirada, interpreto el mensaje: "Aprovecha que lo tienes aquí". Lo sé -contesto en voz alta- lo he visto. ¿Nos conocemos? - interviene él. Coincidimos en una ocasión -respondo como si me hablase dios-, en la antigua sede del Círculo de Bellas Artes donde te dije que me parecías el Llach de la pintura: y tengo una lámina y un libro firmados por ti. Me suelta sin rodeos que prefiere a Serrat; es obvio que no entiende que le estoy diciendo que ambos son, para mi, metaforistas divinos: tal vez, a estas alturas, debería haber citado a Sabina. Antes de que se congele el instante, reúno el valor suficiente para que me aclare una duda. En tu última exposición me sorprendió tu "Serie Blanca", me pareció un salto brutal que no comprendí. Bueno -responde muy tranquilo- llega un momento que uno siente la necesidad de evolucionar, y algunas cosas no se pueden decir más que con metáforas (¡dios, qué frase!), sé que es un cambio importante y, como todos los cambios, nada fácil de asimilar o entender. El trabajo evolutivo no es sencillo: trabajar los blancos creando formas con los grises tiene mucha dificultad. Soy afortunada. Después de unos minutos más de conversación interesante y minimalista, insinúo que me tengo que marchar, porque me estoy quedando en un blanco atroz que me hace tanto daño como una piedrecita en el zapato. Nos damos un apretón de manos, y salgo a la calle, con toda mi sangre en la cabeza, contenta de sentirme en el buen camino.
  
Resuelvo que el azar me tiene en cuenta porque me ha tocado la lotería. Y aprovechando que estoy cerca, voy a visitar a Warhol que seguro que tiene mucho que decirme, aunque sea en el más absoluto silencio.


Estado interior.


Andy Warhol


19 de diciembre de 2012

¡Kaputt!


La razón es, y será siempre, esclava de la pasión.
David Hume


Tengo que confesar que esta entrada, cuando la pensé, tenía un tinte más auténtico, de cal abrasadora: por eso conservé el título, y si no lo digo reviento. Desistí de mi verdad por cobardía, pues no quería acabar mis días de forma (tan) políticamente incorrecta; quedaría del todo antiestético. Pero esta mañana me he despertado y me he levantado y he mirado por la ventana, y he visto que el mundo sigue igual… anestesiado; pasivo, dormido. Pero también veo que yo no he cambiado… miro mucho, y no digo nada.

¡Cuánto me gustaría ser capaz de ser más explicita! Y cuánto admiro a quienes en un párrafo son capaces de pintar la realidad como Velázquez, sin que se note el horror de las hazañas ni del transcurrir de los días.


Termino aquí este otoño de apasionados tonos calientes. A ver qué nos trae el crudo invierno.


15 de diciembre de 2012

Prefacio y epílogo.



La pasión es un síntoma que si no es tratado convenientemente se convierte en enfermedad degenerativa.
.
.
.

De verdad, amor, si fuera preciso, tejería una alfombra de ensueño que calmase la ansiedad de tus pasos, en su camino hacia lo divino.


9 de diciembre de 2012

La figura.


Los dedos deberían acariciar con suavidad, apenas el roce de los extremos, como de puntillas, sin brusquedades, las muñecas flexibles, las palmas ahuecadas: transformar entonces esa caricia, imperceptiblemente, en cuatro breves toques; al repetir, con ligereza, jugar sobre el mismo punto, cosquilleando casi, hasta terminar en el remanso de blanca. La otra mano, la izquierda, apenas se mueve: palpa y traza círculos sobre la superficie en un lentísimo masaje, casi levitando, como si quisiera percibir el calor de una piel sin llegar a tocarla o distinguir las palabras recibiendo en los dedos el aliento que las produce. Esa mano no debe variar, forma el dulce tejido que envuelve el cuerpo, crea la figura. La figura.

...

Título: Silencio de Blanca.
Autor: José Carlos Somoza

5 de diciembre de 2012

Nocturnos.


[...]

    Todos caemos, pero mi abismo es particularmente solitario. Apenas conozco seres: conozco hermosas postales. Me he dedicado demasiado a cultivar esos momentos que otros guardan en el recuerdo: me empalago de situaciones inolvidables. A mi alrededor han tomado forma, excesiva forma, esas ideas que los poetas dejan de un lado cuando finaliza la inspiración para dedicarse al vivir diario. Pero llega un momento en el que la poesía es inútil y la música no puede llenar todas las necesidades: entonces es preciso hallar sentimientos para aliviar la soledad.

    He descubierto algo: no amo. Sin embargo, esta falta de un amor no es una negación -ojalá lo fuera- sino una afirmación del vacío.

[...]

Título: Silencio de Blanca.
Autor: José Carlos Somoza