9 de diciembre de 2012

La figura.


Los dedos deberían acariciar con suavidad, apenas el roce de los extremos, como de puntillas, sin brusquedades, las muñecas flexibles, las palmas ahuecadas: transformar entonces esa caricia, imperceptiblemente, en cuatro breves toques; al repetir, con ligereza, jugar sobre el mismo punto, cosquilleando casi, hasta terminar en el remanso de blanca. La otra mano, la izquierda, apenas se mueve: palpa y traza círculos sobre la superficie en un lentísimo masaje, casi levitando, como si quisiera percibir el calor de una piel sin llegar a tocarla o distinguir las palabras recibiendo en los dedos el aliento que las produce. Esa mano no debe variar, forma el dulce tejido que envuelve el cuerpo, crea la figura. La figura.

...

Título: Silencio de Blanca.
Autor: José Carlos Somoza

7 comentarios:

d:D´ dijo...

Otra forma de ver una lámpara tiffany...

Sergio DS dijo...

Qué buen juego de contrastes, sobreexpuesta en las luces y saturada en las sombras. Muy buena.

Fernando Santos (Chana) dijo...

Excelente....
Cumprimentos

karras dijo...

Mira primero te he leído, despues he cerrado lo ojos y te he recitado (lo que me acordaba) y te puedo asegurar que me parecía percibir el tacto de una piel bajo mis dedos. Es que te metes en mi mente jajaaj. La foto.....tienes una magia para estas cosas. Un besote

virgi dijo...

Parece una escultura de Richard Long.
Besos, te dejo varios.

ñOCO Le bOLO dijo...


· Desde luego tienes una buena mirada. Eso no lo ve cualquiera.
· Me encanta tanta insinuación.

· TdVbs... como Virgi

· CR · & · LMA ·

Lúzbel Guerrero dijo...

Una imagen muy sugerente; da para evocar una heredera de Los panteras negras de los 70'; una esbelta aldeana de las Islas Fidji con su sombrilla de palma o una lánguida mexicana luchando contra el sol del mediodía con el raído sombrero de su abuelo
En cualquier caso, sólo veo tías... creo que tengo que salir más