25 de enero de 2013

Old shoe.



Una puesta en escena para desviar la atención de lo verdaderamente relevante;
el muro que levantamos para resguardar nuestros secretos.


8 comentarios:

d:D´ dijo...

Es tan habitual que lo que en su día fue un "movimiento artístico" se convirtió en luciérnaga de conflicto. Hoy es nuevamente habitual, como de andar por casa.
Cualquier muestrario fuera de la zapatería ya es signo de sospecha. Lo dicen en un "reflán": "Zapatero a tus botines"...
[Lo que viene a decir es fácil imaginar. Cada cual que saque sus conclusiones]
dl*V

Sergio DS dijo...

Bien descrito.

(Nunca he entendido esa moda que parece que no pasa)

Tamires dijo...

Bonjour!
Beau, beau!

bisous.

ñOCO Le bOLO dijo...


· Lo que veo es que ¿quién no lo hace?
· El problema comienza cuando el humo nos envuelve, a nosotros mismos, y llegamos a confundir secretos con quimeras inventadas tiempo ha. Al final, nuestras vidas ¿son nuestras?

· Td2B

· CR · & · LMA ·


karras dijo...

Así es y se colgarán muchos más zapatos. El caso es que los que cuelgan no son los suyos y es a nosotros a quienes descalzan. Un besote.

virgi dijo...

Son especialistas en desviarnos la atención.
Aquí no sé si habrá que mirar ese cielo o el par de zapatos...
Besitos

Fernando Santos (Chana) dijo...

Excelente registo....
Cumprimentos

Alberto Tallón dijo...

yo tiendo a enterrarlos muy muy a dentro...no me fio de los muros...

saludos!!!!!!